5. Vegetación

En el Aramo, ganadería, agricultura, explotación forestal y minería, transformaron históricamente las formaciones vegetales con lo que todo lo existente en la actualidad está fuertemente condicionado por las actividades humanas recientes y pasadas. Salvando los espacios de difícil acceso o inadecuados para las tareas agroganaderas (pendientes extremas, afloramiento de la roca madre) el resto del paisaje vegetal está claramente antropizado con un gran dominio de las superficies de castañedos y prados delimitados por sebes (cierres vegetales) en el piso basal y de pastizales en los pisos montano y subalpino. Además de las plantaciones de castaños encontramos a éstos en bosques mixtos con robles (carbayos y melojos) y avellanos entre otras especies. El avellano también ha sido muy beneficiado y a su aparición natural colonizando pedreras o en pequeñas manchas arbustivas tanto en la plataforma culminante como en las laderas, hay que sumar los rodales puros cerca de núcleos de población.

corte_web

En el piso montano de las laderas a naciente encontramos grandes extensiones de brezales, tojales y helechales sobre suelos degradados, acebedas abiertas con ejemplares de otros arbustos, saucedas y bosques mixtos con gran presencia de hayas en las zonas de umbría. En la vertiente occidental y también a partir de los 650 metros de altitud, abundan los bosques de roble (rebollo en la mayor parte de los casos aunque también hay manchas de Quercus petraea) y los hayedos, siempre en pugna con las áreas de pasto. Los sotobosques no son muy ricos, en el caso de los hayedos por las condiciones ambientales naturales de este tipo de bosque, mientras que en los bosques mixtos y robledales se debe a la juventud de la formación por su uso antrópico. El aliso domina las zonas húmedas junto a arroyos y regueros, acompañándole sauces y algún abedul. Éste último, se presenta en otras formaciones vegetales mixtas a bien diferentes altitudes. Por otro lado, un buen ejemplo de vegetación mediterránea (encinas, madroños) sorprende en el Aramo en las paredes calizas que miran al sur en la zona del Desfiladero de las Xanas y Tene. Los cultivos agrícolas han desaparecido casi por completo perdiéndose la variedad cromática estacional que introducían en el paisaje. Finalmente, las plantaciones de especies de árboles no autóctonas parecen respetar de momento esta Sierra, existiendo apenas un par de pequeñas manchas de eucalipto y pino.

veg_web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s